¿Sapal privilegia al Club León?


Ayer, nuevamente, Sapal reconoció que sigue pendiente de cubrirse la millonaria deuda que tiene el Club León con la paramunicipal.

Dijo además que están esperando reunirse con Jesús Martínez, presidente del Club, para llegar a un arreglo de pago.

Hace más de medio año -noviembre del año pasado- el pasivo del Club ascendía a cerca de 42 millones de pesos, según estimaciones del propio Sapal.

A decir de la autoridad, la deuda deriva de un atraso de más de nueve años de impagos. Dicho de otra manera: la autoridad, por ese lapso ha decidido no cobrarle a este usuario, como también ha decidido no privarlo de los servicios que presta, lo cual hace ver como muy incumplidos tanto al Club León, como a Sapal.

Como si no fuera suficiente la morosidad de Sapal en el cobro de esa deuda, resulta que le ha ofrecido al usuario una serie de condonaciones, que a decir del organismo permitirían al Club pagar solo un tercio del adeudo.

Todo ello hace que tengamos más dudas que certezas. ¿Por qué Sapal dejó crecer tanto el adeudo, sin cortar o limitar los servicios? ¿El Club León no tiene ingresos para pagar sus consumos de agua y drenaje?, porque pareciera que si los tiene para hacer otras transacciones, como la adquisición de jugadores, nuevo cuerpo técnico y un largo etcétera, ¿Se está tratando al Club León como a any another user?

Sería bueno que Sapal transparentara los criterios por los que descartaron acciones coactivas contra el Club León, así como aquellos por los que ofrecen condonarles una serie de conceptos que adeuda una empresa evidentemente solvente.

Sin seguridad para Barron

La inseguridad que desde hace varios años golpea a Guanajuato ha afectado la vida de muchas personas. Las autoridades dicen que quienes son asesinados generalmente tienen vínculos con el crimen organizado, pero sin duda, existen víctimas que ni directas, ni indirectamente tienen relación con actividades ilícitas.

Entre ellos se cuentan los cinco estudiantes asesinados en la comunidad de Barrón en Salamanca.

Pero además, la inseguridad ya afectó por completo a la comunidad y particularmente a los estudiantes de todos los niveles educativos, desde preescolar, hasta telebachillerato, que ahí habitan.

Desde hace diez días que los niños y jóvenes de Barrón han preferido no ir a clases por temor a un nuevo acto de violencia. Los maestros van pero los estudiantes no, y ¿cómo exigirles que acudan?

Es el propio secretario de Educación, Jorge Hernández Meza, quien reconoce que hay temor para volver a las aulas. Pero entonces, ¿dónde queda el trabajo del municipio, del Estado o incluso de la Federación que deben garantizar la seguridad de esta comunidad y de todo Guanajuato?



Puede consultar la nota original aqui https://zonafranca.mx/opinion/editorial/al-margen/sapal-privilegia-al-club-leon/

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: