En los Espectáculos La adicción a poner el cuerno sí existe, esto le pasa a tu cerebro


Sufrir una infidelidad es una de las peores experiencias en una relación, dañándola a veces de manera irreparable; sin embargo, existe una explicación del por qué se engaña a la pareja y tiene que ver con el cerebro.

Y es que el ser infiel no sólo tiene que ver con la voluntad y el sentido común de una persona, muchas veces la misma química del cerebro se involucra para “convencer” a una persona a realizar este acto.

Incluso, podría volverse una adicción entre ciertas personas, pues lo mismo que ciertas sustancias o experiencias, la infidelidad provocaría un aumento del placer y una inhibición de la culpa y dolor.

A continuación, te vamos a explicar lo que sucede con el cerebro cuando eres infiel.

La infidelidad desata una avalancha de dopamina en el cerebro

De acuerdo con el estudio de Nature Neuroscience, al momento de serle infiel a tu pareja, el cerebro libera una gran cantidad de dopamina, que es la sustancia responsable de la felicidad y el placer.

Esto provoca que el acto de infidelidad se vea como algo positivo, pues nos provoca una sensación de bienestar en ese instante.

El estudio señala que la dopamina se dispara sobretodo en personas que ven a su relación formal como algo monótono, que no les provoca ninguna emoción en algún sentido.

De ahí que al engañar a la pareja, se disparen todos los sensores placenteros en el cerebro y el sistema nervioso central.

La infidelidad seria mas comun en personas con personas que buscan emociones fuertes

Por lo general, la dopamina está nivelada por una enzima conocida como monoaminooxidasa A, la cual sería una especie de freno en situaciones de alto riesgo, como una infidelidad

Sin embargo, existen personas con niveles bajos de esa enzima, serían estas más propensas a ser infieles, pues naturalmente tenderían a buscar esa compensación de dopamina.

Bien puede ser expuesto a ciertos peligros (controlados) como deportes extremos, o bien, teniendo varias parejas al mismo tiempo.

La sensacion de placer de la infidelidad provoca adiccion

Si el infiel nota que sus acciones no tienen consecuencias inmediatas, la sensación de placer podría ser adictiva al grado que engañarían a sus parejas de manera compulsiva.

No sólo eso, el cerebro respondería de manera positiva bloqueando cada vez más el sentido de culpa, al grado que al infiel le sería más fácil mentir en cada ocasión.

Como si fuera alguna clase de droga, al momento que el cerebro registra una baja de dopamina, por mínima que esta sea; la persona tenderá a compensarla, en este caso una infidelidad.

En términos neurocientíficos, el infiel llega a un punto que no engaña a su pareja para sentirse bien, sino para evitar sentirse mal.

Claro que esto no quita todo el daño moral, social y psicológico que le provoca a la otra persona por su búsqueda de placer y emoción inmediata.

[email protected]



Bonito Leon Guanajuato

La nota y la fuente original la puedes encontrar aquí…

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: